Inicio > Ahorro, Bancos, Inversiones > Los siete pilares de la riqueza

Los siete pilares de la riqueza

Escrito el 10 de diciembre de 2011

Son las 00:34 y no tengo sueño. Ayer estuve de viaje y entre la llegada y la salida a un curso que recibiría, apenas dormí  5 horas. Hoy me fui a la cama a las 17:00 y me desperté hace una hora dando vueltas: tengo que gastar energía para poder irme a dormir nuevamente.

Por eso me decidí a escribir este artículo que espero sea uno de los pocos posts largos de este blog, para no cansar a mis queridos lectores. Se trata del top 7 de consejos para personas que quieren tener libertad financiera. Después de una búsqueda en google he titulado este artículo: “Los siete pilares de la riqueza”. Y son siete porque lo más probable es que no podrías recordar más, lo cual está científicamente comprobado.

Existen en la vida principios para todo. Por ejemplo, un principio para alguien que nunca ha ordenado su habitación es el siguiente: pocas cosas, menos de 3 objetos por mesa, todo junto y guardado  y nada en el piso. Cierto que no es una ley impuesta, pero que da una guía de cómo se debe dejar una habitación ordenada?

Lo mismo sucede con las finanzas. Antes este tema no me llamaba tanto la atención, ya que viví mi vida como uno más de la carrera de ratas. Ahora aún estoy en la carrera, pero manejo principios que creo me están dando la delantera. A continuación describiré 7 principios que he aprendido de mis lecturas, de otros blogs, etc. que me están ayudando en mi carrera, para que los lea, los interiorice, y tome decisiones con respecto a su situación financiera particular.

  1. La matemática ayuda: gana más de lo que gastas.

He aquí que una vez formulé una definición del hábito de la felicidad, ya que estaba en una época en la que trataba inculcar felicidad en la gente. Para mí, la felicidad es haber logrado lo que te proponías y estar contento con tus posesiones y experiencias.

En cuanto a estar contento con tus posesiones, entonces, si tuvieras menos posesiones y fueran suficientes para ti, te irías a dormir contento todas las noches (o a mitad de la madrugada). Recuerda que hoy en día muchas posesiones en realidad representan gastos. Una casa, un auto o un teléfono celular de última tecnología requieren de mantenimiento. Si tienes un sueldo que pueda pagar tu actual lugar de habitación.., para qué incurrir en deudas comprando una casa que además te va a pedir mantenimiento? (A menos que puedas rentar. Léase bien: puedas)

Enlazado a este principio, les dejo la siguiente frase: A final de mes, un peso menos, tristeza; un peso más, felicidad. Gana más de lo que gastas.

2.  El ahorro temprano y continuo es vital

Cuando empezaba a interesarme más en mi salud financiera, leía muchos blogs financieros en inglés y una de las palabras que más destacaba era ´saving´. Así es. Una de las formas más lógicas de amasar fortunas es mediante el ahorro. Absolutamente todos los blogs financieros que leas te dirán lo mismo: ahorra por lo menos un 10% de tus ingresos. De hecho, lo enfatizan tanto que han desarrollado una expresión que dice “págate primero a ti mismo”. Es decir, que antes de pagar las cuentas de luz y de agua y la parte de entretenimiento, págate a ti mismo (del futuro) en cambio. Interesante, no.

Veamos lo importante que es el ahorro. Supongamos que tu banco te diera un buen interés compuesto por  el dinero depositado en ellos, digamos, del 3%e.a. Si depositáramos $1´000.000 iniciando a los 20 años y todos los años durante 30 años, al final de dicho tiempo contaríamos con $49´002.678, lo cual es casi 66% más de retorno por la inversión de $30´000.000. Pero esto sólo se logra a través de mucho tiempo, y es una opción que no está disponible para todos. A pesar de eso, invito a todos los lectores, especialmente los jóvenes, a sacar ya la fotocopia de su documento de identificación y un poco de dinero e ir a su banco y abrir una cuenta de ahorro programado. De hecho, es una orden.

3.   Actúa todos los días.

Con actuar no me refiero a ser actor, sino a tomar acción todos los días en busca de tus objetivos financieros. Por ejemplo, sabes a dónde va el dinero que pagas en pensiones y cesantías obligatorias? Sabes qué pasa con tus ahorros y activos en caso de que mueras? Tienes un fondo de emergencia? Estas son cosas que deberías estar aprendiendo ahora para construir tu futuro, y poniéndolas en práctica inmediatamente.

Pongo un ejemplo: cuando saqué mi primera tarjeta de crédito, lo hice con la intención de hacer compras por internet y revender. Yo nunca había tenido crédito (27 años) y lo detestaba, pero tomé inspiración de mis padres y quise tomar la opción. Para abrir mi línea de crédito me tocó sacar toda la documentación y llevarla al banco, después de lo cual empecé el proceso de compras en sí, leyendo mucho en internet. Tuve que superar el temor de verme estafado o perder dinero en pagos por internet. Tomó esfuerzo, pero se probó una buena decisión ahora que en el último mes tuve ventas por casi U$2.000 y con perspectivas de nuevos negocios.

Toma acción ya todos los días. Recomiendo que leas el siguiente artículo acerca del secreto de la productividad de Jerry Seinfeld.

4.    Mejores y  más fuentes de ingresos.

En Latinoamérica no es fuerte la cultura de trabajo medio tiempo o el tener múltiples empleos. Por otro lado, está tomando fuerza el trabajo desde casa y otras opciones que permiten mayor tiempo libre a la gente. Es decir, el trabajo se está volviendo más flexible.

En tus tiempos libres, no podrías desarrollar algo que ya sabes hasta el punto de convertirlo en un negocio? Por ejemplo, yo sé inglés, y, antes que no hacer nada con esta habilidad, cuando me encuentro desempleado me ofrezco como traductor especializado de manuales de funcionamiento de equipos en el tablero de anuncios de Craiglist, obteniendo hasta ahora 3 ofertas. Cierto es que ninguna se ha concretado, pero  estoy seguro que me siento más realizado que una persona que sabe inglés, que está sin empleo y nunca se pone a la tarea de explorar estas opciones. Otra opción es que busques una carrera con mejores ingresos.

5.    Establecer objetivos

Yo no soy hombre de fiestas, pero sí vivo en el mismo calendario que todos ustedes. Por eso, cuando llega el fin de año, en vez de buscar enloquecerme, trato de cuadrar mis objetivos para el siguiente año basándome en lo hasta ahora alcanzado. Me pongo metas.

Como primera medida, tus objetivos deben ser realistas. No es lógico pensar que de ganar U$5.000 al año esperes ganarte U$1´000.000 mágicamente.

Un objetivo realista que me puse a inicios de año fue no hacer filas durante 2011 en los bancos. No pude. Resulta que para pagar mi crédito educativo la interfaz de pago está muy poco evolucionada y hasta me parece insegura. No obstante, este fin de año pagaré el resto de mi deuda, que inicialmente estaba en U$14000, con lo cual trataré de cumplir nuevamente mi objetivo en el 2012.

Es una buena práctica dejar los objetivos por escrito. Como ejemplo de objetivos financieros realistas pongo los siguientes: pagar una deuda de vieja data, lograr una fuente de ingreso extra, reducir los gastos en vivienda, etc. Son muchas las opciones.

Y tú… pregúntate: cuáles son mis metas?

6.    El dinero es para que fluya

Me acuerdo como si fuera ayer. El pato más rico de la historia les decía a sus sobrinos Hugo, Paco y Luis, que el dinero no servía para nada si estaba almacenado en una bóveda.  Mientras hablaba, iba surfeando sobre olas gigantes de monedas de oro. Esa forma de presentárselo a un niño como yo fue muy efectiva como método nemotécnico.

Tomando en cuenta la sabiduría de Rico MacPato, y haciendo una analogía con la vida real, nos damos cuenta que el dinero sirve para invertirlo. Es necesario que fluya el dinero para que la gente tenga cómo comer, entretenerse y vivir. Por eso, piense en usted mismo como un motor del cambio. Por qué en vez de estar siempre buscando empleo, no se preocupa más bien por crearlo?, porque exista flujo de caja suyo hacia otros? La sociedad se lo agradecerá y le recompensará financieramente hablando.

Para ello, por supuesto, es necesario saber en qué consiste una buena inversión

7.    En últimas, no es acerca del dinero

“El dinero es para una protección”. El dinero no compra la felicidad, pero es mucho más fácil la vida si lo tienes que si no. Es mejor tener felicidad que dinero. El dinero compra experiencias, como tirarse con paracaídas o aprender a tocar piano, algo que siempre soñaste. Pero si tuviste acceso a esas cosas sin dinero, serás igual de feliz disfrutándolas.  Mi objetivo al escribir este blog es que te sientas satisfecho y seguro con lo que tienes. Además, recuerda que el mundo se va a acabar el 12 de diciembre de 2012, así que para qué tanta plata?😉

Los comentarios nos animan a seguir escribiendo. Tu opinión es muy importante para nosotros.

Categorías:Ahorro, Bancos, Inversiones Etiquetas: , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: