Inicio > Uncategorized > Lo que me molesta de mis jefes

Lo que me molesta de mis jefes

En viajealariqueza queremos que a la vez que progresas en tus finanzas, también cambies de chip mental en cuanto a ser jefe o empleado. 

“Eso es urgente” “Para cuándo me lo tienes?” “ya hiciste eso?”. En esas frases se resume básicamente lo que odio de los jefes. No odio a aquél jefe irrazonable que no tenía ni idea de lo que hacíamos en campo. Tampoco odio a aquel que me regañaba por pequeñas estupideces. Eso ya lo superé. Ahora soy inmune a todo!

Podría escribir durante horas de este asunto, ya que me apasiona; de hecho, este es el primer artículo del blog que escribí completo, ya hace tiempo. Pero después de pensarlo, llegué a la conclusión de que no debo extenderme en los detalles de mis exjefes sino confesar que tengo genes rebeldes. Pero no rebeldes de tirar piedra y sindicalizarme. Son genes, simplemente, que no soportan la idea de que otro ser humano que nació con las mismas capacidades que yo tenga que estar dictándome órdenes todo el día según lo que a él le parece más conveniente, y para hacerle más rico. Me cansa tener que escuchar palabras en un tono demasiado alto-, no somos niños para que nos estén regañando.

Por eso con el tiempo he tratado de adecuar mi perfil para no tener que rendir cuentas a otros: he realizado ciertos cursos que han hecho que mi sueldo se incremente, y por la naturaleza del trabajo que realizo de inspector de calidad, no tengo que responderle a muchas personas. Hago mi inspección, mi reporte,  … y  listo. Todos me creen y acatan mis instrucciones. Soy un hombre importante. Y ahora sólo tengo un jefe y es un bacán porque fue mi compañero de clases en secundaria.

Pero quien me inspiró en la elección de mi perfil? Él no lo sabe, pero toda su labor para convencerme de entrar al área de calidad consistió en dormir largas horas y recibir un buen sueldo durante el turno de noche del primer empleo en el que estuve. La especificación requería un inspector de día y otro de noche, y lógicamente, el que trabajaba el turno de día tenía que poner la cara ante los clientes, y poner su firma en la mayoría de reportes, mientras que el del turno de noche ganaba dinero mientras dormía. Qué forma fácil de ganarse el dinero, cierto?

Otra cosa que me saca la piedra de ser empleado es que me encuentro muchas veces trabajando hasta altas horas de la noche para cumplir compromisos por los cuales no recibiré un centavo, mientras el dueño de la empresa se va temprano a descansar con su esposa. Desde que salí de la universidad, todos los días, cuando recibo una orden o un regaño, me prometo a mí mismo que algún día seré dueño de mi empresa, y todo va en ese sentido por ahora. Pero claro, no puedo dejar mi trabajo actual porque todo lo que uno emprenda debe hacerlo bien, para quedar bien.

Al punto al que quiero llegar, es que aunque no me han tocado muchos jefes realmente irrazonables o difíciles de manejar, la existencia misma de alguien por encima de mí es algo que no me gusta. Y no es solo por la plata, aunque es un factor.

Por supuesto, actualmente sigo siendo empleado, porque estoy en mi etapa de empleado. Pero eso no quita que ocasionalmente soy jefe también, ya que a veces contrato asistentes para que hagan el trabajo repetitivo que no quiero hacer.Ese es parte del cambio de chip del que hablo: Dejar ir el dinero, a cambio del valioso tiempo.

Yo sé que no soy el único que odia recibir órdenes todo el tiempo. Por eso invito a los emprendedores que leen estas palabras a crear empresa y empleos. Latinoamérica los necesita.

Categorías:Uncategorized
  1. 18/01/2012 a las 2:33 PM

    Uy, interesantisimo articulo. El tema tiene mucha tela para donde cortar pero quiero que hagas un analisis muy concienzudo sobre si en un futuro cuando seas jefe, tendras un caracter tan fuerte para ser fiel a tus convicciones y no cometer los errores que muchos jefes cometen. Ahora me acuerdo de un jefe y me da rabia pero bueno.

  2. Danna
    23/03/2012 a las 3:32 PM

    odio a los jefes y a las tipas que son jefas x que les toco la suerte de nacer en una familia que desde siempre les dio todo y te ven con un aire de superioridad abusando de la gente que les pide una oportunidad de laborar.

    • 23/03/2012 a las 3:51 PM

      Estas personas siempre van a existir, Danna. Siempre existirán empleados y jefes. Seguramente tú opinas que eres una gran empleada. Todos lo pensamos. Pero, y si fuéramos jefes? Según mi teoría, te endureces cada vez más a medida que vas ascendiendo. Para mí, lo malo es tener que aguantarlos.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: